Filesonic suspende sus servicios para compartir archivos

Todas nuestras funcionalidades para compartir archivos en Filesonic están desactivadas. Nuestro servicio sólo se puede utilizar para subir y recuperar los archivos que has subido personalmente.

Con este mensaje se han encontrado la mayoría de usuarios del cyberlocker Filesonic desde hace unas horas. Tras el cierre de Megaupload y a falta de confirmación oficial con más explicaciones, el efecto causado por la plataforma de Dotcom parece haber llegado a otro de los líderes en el sector. No sólo han desactivado la posibilidad de compartir archivos, el sistema bloquea también su programa de recompensas.

Si Megaupload era el “jefe” de los cyberlockers, Filesonic se encontraba entre las 10 plataformas líderes. Para que nos hagamos una idea, tenía alrededor de un cuarto de mil millones de páginas vistas al mes.

Lo que está claro es que tras el cierre de Megaupload hay un antes y un después en el mundo de los cyberlockers. ¿El fin de este tipo de servicios? Lo lógico sería que no, en principio detrás de la investigación de la compañía de Dotcom existían una serie de delitos que no tienen nada que ver con el resto. Lo que si parece más claro es que el movimiento del FBI ha traído el pánico, un efecto dominó del que está por ver el alcance y donde Filesonic parece el primer afectado.

Fuente: alt1040 (Creador del Post) “Miguel Jorge”.

El FBI cierra la web de descargas Megaupload y detiene a sus dueños.

Tumban las páginas web del Departamento de Justicia de EEUU, el FBI, el sello musical Universal, la industria musical de EEUU (RIAA) y la industria del cine (MPAA), entre otras.

 

La clausura de Megaupload por parte del FBI comienza a tener sus consecuencias, y serias, en Internet. El movimiento ciudadano Anonymous ha respondido con un contraataque que amenaza con convertirse en uno de los mayores ataques informáticos contra EEUU y su industria discográfica.

Así, pocas horas después de conocerse la noticia, comenzaban a caer varias páginas tanto de instituciones  gubernamentales estadounidenses como de su industria musical y cinematográfica. Unas de las primeras en caer han sido las páginas web del Departamento de Justicia de EEUU y la web del sello musical Universal Music. Minutos después lo hacían también la de Recording Industry Association of America (la industria musical de Estados Unidos), la página web de la oficina federal de copyright de EEUU, la de la industria del cine (Motion Picture Association of America) y hadopi.fr (la web de la ley que luchaba contra las descargas en Europa). Durante un rato también han conseguido tirar la web de la Casa Blanca.

Poco antes de las 2.00 horas de la madrugada (hora española) Anonymous conseguía hackear también la página del FBI, que presume de tener uno de los mejores sistemas de seguridad del mundo. La página volvió a la normalidad entrada la mañana de este viernes.

Anonymous ha reivindicado en su cuenta de Twitter la autoría de estos ataques -el mayor de su historia según el propio movimiento- contra estas webs, que podrían seguir aumentando en las próximas horas, dado que continúan anunciando nuevos objetivos y prometían una larga noche.

“Somos el 99% [en referencia a los indignados] – Somos Anonymous – Deberíais haberlo esperado #Megaupload”, decía uno de sus primeros tuits al respecto.

Arde la red

Nada más saltar la noticia, las reacciones en Twitter, donde el asunto se ha convertido entrending topic mundial en cuestión de minutos, eran de asombro e incredulidad generalizada. “Nooooooooo puede ser! Megaupload cierra”, “Pues sí, han cerrado megaupload.com… empiezo a entender el fin del mundo en 2012…” También estaban los que se mostraban resignados, porque estaban suscritos a Megaupload o se acababan de suscribir, “Joder! Tengo el premium por medio año! Cabrones!”.

“Han cerrado megaupload. ¿Todavía seguís pensando que lo de los mayas era cachondeo?”. “Oh sí, el cierre de Megaupload es un claro signo del fin del mundo anunciado por los mayas, es algo imprescindible para vivir! Como el aire”. Otros pedían “72 minutos de silencio por Megaupload”, en referencia al tiempo máximo de visionado continuo con el que cuentan los usuarios que no tienen una cuenta de pago en Megavideo.